lunes, junio 05, 2006

Un bálsamo para el alma


Ya he escrito algo sobre la importancia de sonreír, pero nada acerca de la risa. Por más que son parientes, son distintas cosas. La risa espontánea demuestra un desborde de alegría, surge cuando ya la sonrisa no es suficiente para demostrarla, cuando ya no se puede disimular el sentimiento. Una sonrisa, en cambio, puede ser más cálida, es una forma de agradecer y de brindar. También surge cuando se recuerda un momento grato o alguna picardía. Últimamente me ha pasado que me descubro sonriendo por la calle al despertar de un recuerdo, y me pregunto: “¿qué pensará la gente que me ve sonreír sola? Seguramente que estoy loca...” (obviamente que no me importa, jaja). ¿Cuáles son las causas de estos repetidos momentos? Los haces de luz que estuvieron iluminando mi vida, el recuerdo de situaciones y momentos compartidos.

En fin... este post era para contarte una pequeña historia que me ocurrió mientras viajaba...

Iba en colectivo hacia mi pueblito, rendida por el sueño que me invadía, haciendo un esfuerzo por no dormirme aún, porque la conversación con mi amiga que viajaba a mi lado estaba interesante. Cuando ya nos pusimos al día con las novedades, el silencio sobrevino, y con él el sueño se hizo más potente. Las imágenes y pensamientos se empezaron a mezclar y cada vez perdía más el contacto con el ambiente externo. Cuando me encontraba entre medio de los dos mundos, escucho mi nombre y mi mente vuelve a la realidad. La mezcla turbia de voces se hace clara y reconozco que no hablan de mí...

Unas muchachas jóvenes en el asiento de atrás estaban haciendo los típicos comentarios que se hacen cuando no hay tema de conversación. Una de ellas había dicho: “¿Por qué se ríe la Caro? La Caro se ríe demasiado...” Qué???!!! pensé por mis adentros... ¿cómo alguien va a criticar a otra persona por reírse demasiado? ¡Es el colmo! ¿Acaso es posible que alguien no se dé cuenta de lo importante que es reírse? ¡Y si es en cantidad mejor! La risa es un bálsamo para el alma. No me canso de hacerlo, y me encantaría contagiar a todos con este bello placer.


4 comentarios:

Fede! dijo...

que buena foto yo quiero tener ese pelo cuando sea grande!!

Absurdo dijo...

Fede... no se supone que ya eres grande??? jajajaja

Carolina dijo...

Fede:

Lamento comunicarte que ya sos grande... pero tal vez si te dejás crecer, y viajás con los pelos al viento por un tiempo...

Saludos.

Carolina dijo...

Abs:

Sí, Fede ya es grande, vos también lo sos, y sin embargo actuás como un niño, jejeje, pero bueno, eso es otra cosa.